Sobre el Flipped Learning (Educación Invertida)

La educación invertida (flipped learning) busca enfocarse en el participante en lugar de enfocarse, como tradicionalmente se hace, en quien enseña. Adicional a ello, en el contexto de la educación invertida, contenidos educativos que son generalmente desplazados hacia su utilización fuera del aula, son traidos en el contexto del proceso de aprendizaje del aula, incluyendo contenidos en línea y, por supuesto, el uso de las TIC.

En el marco de las Jornadas de Innovación Educativa organizadas por la Fundación MAPFRE y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, y cuyo contenido completo puede verse desde este enlace, se ofreció esta presentación sobre Flipped Learning que transmitimos a ustedes a continuación:

El Flipped Classroom (FC) es un modelo pedagógico que transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizaje fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, junto con la experiencia del docente, para facilitar y potenciar otros procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro del aula.

Sin embargo, “flippear” una clase es mucho más que la edición y distribución de un video. Se trata de un enfoque integral que combina la instrucción directa con métodos constructivistas, el incremento de compromiso e implicación de los estudiantes con el contenido del curso y mejorar su comprensión conceptual. Se trata de un enfoque integral que, cuando se aplica con éxito, apoyará todas las fases de un ciclo de aprendizaje. (Taxonomía de Bloom)

Cuando los docentes diseñan y publican una “en línea”, el tiempo de clase se libera para que se pueda facilitar la participación de los estudiantes en el aprendizaje activo a través de preguntas, discusiones y actividades aplicadas que fomentan la exploración, la articulación y aplicación de ideas.

En resumen, la innovación educativa que supone este modelo aporta como principales beneficios los siguientes:

  • Permite a los docentes dedicar más tiempo a la atención a la diversidad.
  • Es una oportunidad para que el profesorado pueda compartir información y conocimiento entre sí, con el alumnado, las familias y la comunidad.
  • Proporciona al alumnado la posibilidad de volver a acceder a los mejores contenidos generados o facilitados por sus profesores.
  • Crea un ambiente de aprendizaje colaborativo en el aula.
  • Involucra a las familias desde el inicio del proceso de aprendizaje.

Ponente
Manuel Jesús Fernández, docente de Ciencias Sociales

Ayúdanos a divulgarlo en redes sociales